lunes, 5 de diciembre de 2016

DÍA 4 / LIBRO 4: Nada de soso

Jousselme, Catherine y Emiri Hayeshi. Mira en la noche. Buenos Aires: Catapulta, 2016.



El universo de los libros con texturas me era totalmente desconocido hasta hace muy poco tiempo. Son una buena opción para los lectores que recién se inician en el mundo. Desde su materialidad, brindan apoyo para despertar el interés y generar en ellos interacción. Encontrar esas diferencias de relieve en lo táctil produce un reconocimiento y una “memoria” que les resulta muy gratificante.




Este caso es llamativo también desde la ilustración: un libro totalmente negro con toques en tinta rosa flúo y otra de color plateado. Gran formato y puntas redondeadas hacen el resto. Detalle no menor: la edición es en cartoné.



No tiene nada de soso. La noche es la excusa perfecta para este recorrido urbano. Un texto simple, que repite la fórmula de “Mira en la noche…” y nos lleva con el personaje gato por los techos, y los tachos. Tiene un compañero de colección que se llama Mira en la pradera, de la dupla de la ilustradora Emiri Hayashi con la psiquiatra infantil Catherine Jousselme.



Pertenece a la editorial Catapulta que este año también ha presentado varias traducciones bellas: ¡Por favor, abre este libro!, de Adam Lehrhaupt (Simon & Schuster); Leo, un cuento sobre fantasmas, de Mac Barnett; Quiero un tiburón, de Beth Ferry y Este no es un libro ilustrado, de Sergio Ruzzier (estos últimos de Chronicle Books).